Urban Farming, el fenómeno que va más allá de las cubiertas verdes

urban farming cubiertas verdes

El Urban Farming ha sobrepasado la arquitectura sostenible de las cubiertas verdes. Se trata de cultivar un huerto en la azotea. Este fenómeno aúna arquitectura, ecología, eficiencia energética y alimentación saludable.

Todos sabemos qué son las cubiertas vegetales y todos los beneficios que aportan. Son unos perfectos aisladores térmicos y evitan las inundaciones. Además, purifican el aire y aportan más oxígeno a la atmosfera. A su vez, refrescan el entorno.

Pero si a todas estas ventajas le sumamos la de la alimentación saludable, obtenemos un combo perfecto. El Urban Farming aportaría todos esos beneficios a la par que ofrece frutas y verduras. Además, ya no habría que cultivar plantas extranjeras o de otras especies. Sin embargo, estos productos no se pueden considerar ecológicos. Esto es debido a que el sustrato de tierra descansa sobre hormigón, no en terreno natural. Aun así, esto no supone una reducción de su calidad.

Urban Farming en las ciudades

Numerosas ciudades se han sumado a esta iniciativa. Cada vez será más común ver huertos en las azoteas. En Madrid es ejemplo de ello el Hotel Wellington. En su techo se encuentra uno de los huertos en cubierta más conocidos del país. Cuenta con 300 metros cuadrados dedicados al cultivo de hortalizas y hierbas aromáticas.

 

Barcelona también es otra de las ciudades de la geografía española donde podemos encontrar Urban Farming. Su Mercado de la Vall d’Hebron ha hecho reformas y a incluido un espacio para Urban Farming; cultivando un huerto urbano en la cubierta.

urban farming cubiertas verdes

En el panorama europeo, numerosas viviendas familiares también se han sumado a la instalación de huertos urbanos en sus techos. Entre estas iniciativas en tipología residencial destaca un proyecto de investigación de la Universidad de Rotterdam. Se construyó una vivienda de madera y vidrio a modo de invernadero. En la cubierta se integró un huerto. De esta forma, la familia que ha vivido durante el estudio ha cultivado sus propios alimentos.

cubiertas verdes ajardinadas