La instalación de cubiertas ajardinadas en hoteles

Fachada de edificio con vegetación

La instalación de cubiertas ajardinadas en hoteles se va a ver cada vez más en ciudades de todo el mundo. las razones son muchas y se exponen a continuación:

Reducir el consumo energético con cubiertas ajardinadas

Nueve de cada diez hoteles podrían reducir su consumo a más de la mitad, según datos hechos públicos por Danosa; simplemente realizando mejoras leves en sus infraestructuras como cambios en las ventanas o en la aislación térmica. Una tendencia creciente en las azoteas y terrazas de muchas capitales son las cubiertas verdes; una solución que supone un respiro para las personas y para el medio ambiente, pues además de ayudar a renovar el aire reducen la factura energética de los edificios hasta en un 10% al producirse el llamado «efecto toldo».

Estas alfombras de vegetación resguardan al edificio de la lluvia y lo aíslan, de modo que hacen innecesario abusar de los sistemas de climatización, tanto en invierno como en verano. Esto supondría un gran ahorro de energía y en las facturas. 

Con este tipo de zonas verdes los hoteles pueden también aprovechar mejor el espacio, ya que con un jardín en la azotea les permite ofrecer más servicios, como poner una zona de relax con piscina y jardín abierto y respirar aire puro en el centro de la ciudad. Por lo tanto, el hotel puede obtener una nueva vía de ingresos, mientras que ahorra en energía y en emisiones nocivas para la atmósfera.

Además, según la Organización Mundial de la Salud, reverdecer entornos urbanos presenta numerosas ventajas. Entre ellas está que el verde transmite sensación de paz y relajación. Llenar los espacios de plantas y jardines hará que los huéspedes se sientan mas relajados y en paz con ellos mismos. Las flores y hojas llenan de colorido las estancias, por lo que también aportan alegría y felicidad. 

Jardín vertical en interior