Jardines verticales una tecnología ecológica a tener en cuenta

Muro vegetal interior

 

Los jardines verticales, más conocidos como muros verdes o fachadas vegetales, se tratan de instalaciones verticales cubiertas con vegetación de diversas especies. El origen de este peculiar elemento arquitectónico se remonta a la antigua Babilonia; donde muchas civilizaciones lo utilizaron esencialmente por los múltiples beneficios que aportaban. No obstante, pese a que no es ninguna novedad, dado que su uso se ha extendido a lo largo de la historia de la jardinería, cabe destacar la figura de Patrick Blanc, uno de los precursores en desarrollar e innovar este tipo de tecnología ecológica en la actualidad.

Este botánico francés es considerado el padre de la arquitectura verde tras llevar a cabo numerosos proyectos reputados de fachadas vegetales en todo el mundo. Su primera obra arquitectónica se construyó en la Cuidad de las Ciencias y la Industria de París en 1988, desde entonces, no ha parado de aunar vegetación y construcción en sus proyectos.

Su sistema se fundamenta en la vegetación que no necesita de tierra vegetal para crecer, sino sólo del aporte del agua necesaria. Tras identificar la necesidad de implementar espacios verdes en aquellas ciudades que apenas disponían de espacio por estar cubiertas de asfalto; consideró la idea de crear este tipo de tecnología ecológica en las fachadas tanto exteriores como interiores de los edificios.

Este tipo de estructuras que tapizan los muros o los tejados con plantas sin necesidad de suelo consiguen optimizar el espacio en las ciudades, además de dar suntuosidad y vida a los muros de todo tipo de edificaciones. Al mismo tiempo, ayuda a recuperar gradualmente las condiciones medioambientales urbanas al mitigar la contaminación atmosférica.

Las fachadas ajardinas son jardines o zonas de agricultura urbana que generan un efecto paisajístico positivo en las grandes urbes, la implementación de la vegetación se lleva a cabo en una estructura especial, ya que las plantas tienden a enraizar en su soporte al carecer de una base, por ello, esta debe configurarse en la base del armazón metálico resistente con aislantes de humedad y un sistema de riego por goteo.

 

Jardín vertical en la vía publica

Beneficios de las fachadas ajardinadas

El principal beneficio generado por los jardines verticales reside en la fitorremediación. Esta tecnología biológica consiste en la descontaminación del medio gracias al la vegetación instalada. En este caso, las plantas se encargan de absorber, acumular y degradar los compuestos contaminantes. Asimismo, existen vegetaciones que actúan como plantas híper-acumuladoras tras no solo resistir sino retener y transformar las sustancias nocivas a otras menos tóxicas y perjudiciales.

Los jardines verticales regulan térmicamente los edificios al captar los rayos solares lo que originan un descenso de las temperaturas de entre 5º C y 6º C en el interior de los edificios. Del mismo modo, los muros verdes funcionan como buenos aislantes vegetales al reducir hasta 10 dB la contaminación sonora, fomentan el incremento de la fauna y potencian los espacios para la polinización y el hábitat de la fauna.

Los jardines verticales de Madrid

La capital madrileña cuenta con múltiples jardines verticales en su arquitectura. Muchos de ellos toman relevancia internacional como tecnologías alternativas para la luchar contra el impacto medioambiental.

Una de las fachadas verticales más importantes de Madrid está ubicada en el Hotel Mercure de la calle de Gran Vía, considerada como la más grande del mundo por sus 25 metros de altura y más de 200 clases de plantas. El segundo jardín más significativo correspondería a la fachada del Caixa Forum, situado en el Paseo del Prado. Como peculiaridad, su vegetación tan sólo necesita de agua para subsistir y el autor de su diseño no es otro que el padre de la arquitectura verde, Patrick Blanc. Por último, de las Cuatro Torres destaca por su vergel la Torre de Cristal, diseñada también por el botánico francés, la cual alberga en el interior de su última planta un jardín de más de 600 m2.

 

Los jardines verticales más famosos

París, Madrid, Canadá, Milán y Bangkok son algunos de los lugares que cuentan con los jardines verticales más famosos del mundo. Aeropuertos, centro comerciales, universidades y galerías revisten sus fachadas exteriores e interiores con vegetación.

Primordialmente destacan las Galerías Lafayette de París, el centro comercial Siam Paragon de la capital tailandesa, la Universidad del Claustro de Sor Juana en México, el jardín vertical de Cité de L’ Espace de Touluse o el aeropuerto Internacional de Edmorton en Cánada.

¡Contáctanos para empezar con tus proyectos!