Cubiertas ajardinadas y jardines verticales

Cubiertas ajardinadas y jardines verticales

Las cubiertas ajardinadas y jardines verticales son una solución a la contaminación. Según la OMS, la mayoría de las ciudades europeas supera los límites máximos de contaminación. Por ello, las cubiertas ajardinadas y jardines verticales son el arma perfecta para combatirla. Para ello, hay que enverdecer las ciudades. ¿Pero, sabes a ciencia cierta qué son las cubiertas verdes?

Cubiertas ajardinadas y jardines verticales: ¿Qué son?

Se trata de una capa de vegetación que cubre techos, fachadas y paredes. Es un sistema sostenible de ajardinamiento especial para azoteas y demás superficies. Además de tener funciones estéticas evidentes; presenta ventajas para el medio ambiente, la salud y la economía.

Cubiertas ajardinadas y jardines verticales: beneficios

Las cubiertas ajardinadas y jardines verticales purifican el aire. Además, climatizan el interior del edificio evitando un uso excesivo del aire acondicionado. De esta forma se produce un ahorro energético del 30%. Evitan inundaciones al almacenar el agua y mejoran el uso de las placas solares.

Por último, el verde relaja y quita estrés. Supone una mejora del ambiente social y reduce el vandalismo. Las cubiertas verdes contribuyen al aumento de la calidad de vida en la ciudad. También fomentan el aprovechamiento de espacios en desuso.

Cubiertas ajardinadas y jardines verticales: tipos

Extensiva: Su espesor es el más reducido (7-15 cm), por lo que admite plantas de poco sustrato, como el césped. Proporciona un efecto pradera a la superficie. Exige poco mantenimiento.

Intensiva: Su espesor es mucho más grande, de hasta 100 cm. Permite todo tipo de especies, arbustos e incluso árboles. Necesitan mantenimiento y sistemas de riego. Su instalación permite todo tipo de posibilidades paisajísticas.

Semi-intensiva: El espesor de esta cubierta vegetal está en el medio de las dos anteriores. Tiene una medida de entre 15 y 40 cm de profundidad. Es perfecta para la creación de un espacio verde. Admite más especies que la extensiva, por lo que requiere más mantenimiento.