Cubierta ajardinada

Cubierta ajardinada

¿Por qué poner una cubierta ajardinada en tu techo?

Muchos os estaréis preguntando porqué poner una cubierta ajardinada. Y no solamente unas macetas en las terrazas ajardinadas, o plantas verticales interiores y ya.

Cubierta ajardinada
Cubierta ajardinada en un edificio

 

El concepto de cubierta ajardinada, también conocido como cubierta vegetal, está haciéndose cada vez más popular gracias a la solución que ofrece a varios de los problemas de las urbes modernas.

Una cubierta ajardinadatecho vegetal -, consiste simplemente en aprovechar el espacio (la mayoría de las veces vacío) que queda en la parte superior de los edificios, ya sean unifamiliares o comunidades de vecinos, para cultivar plantas liofilizadas.

Plantas liofilizadas
Plantas liofilizadas

 

En ocasiones, los inquilinos deciden montar un huerto urbano que les proporcione alimentos, como por ejemplo: tomate cherry en una huerta vertical. Otras veces, estas plantas son simples especies seleccionadas para adaptarse a ese entorno.

Tomate cherry verde
Tomate cherry en una huerta urbana

 

En este artículo, vamos a explicar cual es la necesidad de una cubierta ajardinada y porque deberíamos incluirla en nuestra casa.

Son muchos los beneficios que ofrecen las cubiertas ajardinadas. Finalmente,  aquí os dejamos algunos de los más relevantes.

 

Beneficios de las cubiertas ajardinadas

 

  1. Aislamiento térmico.

Reduce drásticamente la necesidad de climatización en la vivienda por las características naturales de las plantas y el sustrato.

  1. Aislamiento acústico.

Atenua los ruidos exteriores, disminuyendo los sonidos molestos o indeseables del entorno de la vivienda.

  1. Aumento de la vida útil de la cubierta.

Los materiales de cubierta como la impermeabilización, extienden enormemente su vida útil al no estar expuestas a las condiciones meteorológicas.

  1. Reducción de inundaciones.

Una cubierta ajardinada absorbe y retiene un 50% del agua de lluvia, reduciendo así, el vertido masivo de aguas en la calle durante una tormenta. Al mismo tiempo, alivianando las canalizaciones municipales y disminuyendo las probabilidades de inundación.

  1. Descontaminación.

Por acción de las plantas, éstas atrapan y filtran enormes cantidades de gases y partículas contaminantes del aire que dañan nuestra salud.

  1. Mayor cantidad de m2 disponible.

Gracias a su uso, podemos aprovechar las cubiertas como espacio de jardín, recreo y ocio, aumentando los m2 de nuestra propiedad. Como consecuencia, aumentan las áreas sociales y/o privadas disponibles.

  1. Ahorro económico.

Todas las ventajas anteriores nos ofrecen además, grandes ahorros económicos. En efecto, nos permiten disfrutar de más capital disponible para nosotros.

Para concluir, podemos afirmar que una cubierta ajardinada puede ser una  solución útil y atractiva para tu tejado.

Y ahora, ¿qué piensas hacer?