Una cubierta vegetal extensiva actúa como una capa con funciones ecológicas, que tienen beneficios, tanto ambientales como económicos sobre los costes de mantenimiento del edificio donde se implantan. Se utilizan principalmente como aislantes para proteger la cubierta  y mejorando el ahorro energético del edificio, además de otros beneficios

Este sistema es el más ligero de todos y el más económico. Siendo el mejor para instalar en los tejados de difícil acceso o en los de gran pendiente.

Características de la instalación de una cubierta vegetal extensiva.

Se caracterizan por ser bastante ligeros, con un sustrato de reducido espesor y poca concentración de nutrientes. Las plantas adecuadas para este tipo de cubiertas son algunas especies de sedum (tipo de plantas que necesitan de poco espesor y  poco mantenimiento, las más habituales para este tipo de cubiertas, pertenecen a la familia de las suculentas que son aquellas en las que algún órgano o parte se ha modificado en una nueva especialización que permite el almacenamiento de agua en cantidades mucho mayores que en el resto de las plantas), plantas vivaces y algunas gramíneas. En general son plantas  resistentes con pocos requerimientos de agua, fertilizantes o de la adición de nutrientes más allá de los que obtienen de forma natural del substrato. Una vez que se ha establecido la vegetación, demandan un mantenimiento mínimo.

Instalación de una cubierta vegetal extensiva
Cubierta vegetal extensiva